17/08/11 18:30EXPECTATIVA

El Consejo del Salario, la prueba de fuego para renovar el diálogo entre empresas y gremios

La negociación del nuevo piso salarial podría renovar el impulso por el diálogo social.

Tamaño del texto

Cámaras empresarias y organizaciones sindicales aguardan con expectativa la convocatoria formal a negociar el nuevo aumento del salario mínimo, vital y móvil. Sospechan que las deliberaciones arrancarán hacia fines de la próxima semana una vez que se disipe en parte el clima postelectoral tras las primarias que ofrecieron un respaldo contundente a la gestión de Cristina Fernández.

Dentro de ese marco, el Consejo de Salario podría emerger como una prueba de fuego para quienes, especialmente desde el sector empresario, imaginan que los resultados de la elección del domingo podrían abrir un escenario favorable a potenciar el diálogo tripartito y dejar atrás los temores de una mayor conflictividad entre gremios y empresas.

En ese objetivo será clave el rol que asuman los representantes del Gobierno, encabezados por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para mediar en la negociación y destrabar la importante brecha que hoy separa las expectativas de las entidades empresarias y de la conducción de la CGT respecto al aumento de la suba del salario mínimo.

Previo a las elecciones primarias y en un planteo que sorprendió a la Casa Rosada, Hugo Moyano anunció que la central obrera exigirá en el Consejo elevar el sueldo mínimo de los actuales $ 1.840 a $ 2.600, lo que implica una suba del 41,3% muy por encima de los aumentos fijados en todas las paritarias negociadas este año. Y para reforzar el reclamo, el camionero acordó con del sector de la CTA que responde a Hugo Yasky llevar a la mesa de discusión una posición unificada.

La pretensión del moyanismo causó estupor entre la principal dirigencia empresaria con representación en el Consejo del Salario. En el Grupo de los Seis (G-6) abiertamente juzgaron que la posición del camionero tiene un “trasfondo netamente político” y advirtieron que una negociación sobre los parámetros de aumento pretendidos por la CGT derivará en una reapertura general de las paritarias antes de fin de año.

Para los empresarios, el incremento del sueldo mínimo debería ubicarse en el orden del 24%, una cifra que se acerca a las cuentas que hacen en los despachos oficiales, donde sostienen que el aumento debe ubicarse cerca del 27,5% que constituyó el promedio de la ronda de paritarias.

Reaparición

En medio de los preparativos para la negociación del aumento de piso salarial y después de haberse convertido en el gran ausente de los festejos del kirchnerismo en la noche del domingo, Moyano reapareció ayer en escena para saludar la contundente performance electoral lograda por Cristina. “Es un reconocimiento a la tarea realizada, a la gestión del Estado y al avance que ha tenido el país”, afirmó el titular de la CGT e indirectamente se arrogó parte del resultado electoral al sostener que “masivamente, los trabajadores organizados votaron a favor de Cristina”, lo que en su opinión, “garantizó el triunfo” de la mandataria.

Un rato después, uno de sus principales aliados en la interna de la CGT, el dirigente Juan Carlos Schmid (dragado), se refirió a las aspiraciones de la entidad en un eventual nuevo mandato de Cristina y planteó la posibilidad de que un hombre del sindicalismo pueda “ir a un ministerio o ser funcionario en algún lugar sensible de la gestión”.

Fuente: El Cronista

Tamaño del texto
comentarios
Tu comentario: